¿Usas LinkedIn? ¡No manches tu marca personal cometiendo allí estos 4 errores!

LinkedIn es hoy día una de las plataformas sociales más importantes del mundo, sobre todo si tomamos en cuenta al nicho al que va dirigido: los profesionales. Esta herramienta es clave e ideal para que las personas construyan una marca personal y demuestren sus aptitudes para el trabajo, sus capacidades, etcétera.

Los responsables de recursos humanos se fijan mucho en LinkedIn, y es por eso que mantener un perfil de la forma más adecuada, correcta, y profesional posible es imprescindible. Eso, lamentablemente, no siempre pasa. Hay todavía mucha gente que no sabe usar como es esta plataforma, que no comprende su etiqueta, y que definitivamente se confunde y no sabe qué clase de herramienta es.

Por supuesto eso hace que muchos se comporten de forma inadecuada en LinkedIn, cometiendo torpes errores que al final terminan perjudicando sus marcas personales y profesionales al punto que logran el efecto contrario al que se aspira… ¿Cuáles son esos errores? Varios, y acá te mostramos cuatro muy comunes:

  • COMPARTIR MENSAJES FILOSÓFICOS
    Esto no parce un gran problema, pero lo es para los expertos en recursos humanos. Muchos usuarios tratan de crear su marca personal buscando posicionarse con mensajes que intentan ser profundos o motivacionales, reflexivos al extremo en cuanto a las alabanzas del éxito alcanzado en el pasado y presente. Eso no es bien visto pues supone un alto grado de condescendencia propia.
  • CREER QUE LINKEDIN ES FACEBOOK
    Este error es súper común y grave. LinkedIn es una red profesional y Facebook una personal. Las separaciones entre ambas son obvias. Compartir memes en LinkedIn está mal, por ejemplo, así como como publicar contenido de carácter personal o poco serio para tratar de establecer autenticidad. Lo que realmente pasa cuando se hace eso es que los responsables de recursos humanos pueden pensar que se trata de personas poco profesionales.

  • SER PREPOTENTES
    Adularse a sí mismo es un error fatal en LinkedIn. Compartir contenido para mostrar lo buenos que somos no tiene sentido, pues eso tiene que nacer de las demás personas, no de uno. Expertos en la materia ejemplifican este asunto con esos profesionales que comparten rutinas de trabajo con el mundo… rutinas que no aportan nada a sus contactos y en verdad no llaman la atención de los departamentos de recursos humanos.
  • PUBLICAR POR PUBLICAR
    Saturar el perfil de LinkedIn con publicaciones a diestra y siniestra está muy mal. Cierto que el mismo se debe mantener activo y con contenidos, pero esa necesidad irrefrenable de estar siempre allí presentes y montar algo por el simple hecho de montarlo debe ser suprimida. ¿La razón? En LinkedIn los contenidos tienen que ayudar a vendernos como expertos en un área específica y no a hacer ruido de fondo. La información siempre tiene que ser relevante, aportar algo, y debe aparecer de manera regular pero no exagerada.