Mas Que Digital

Twitter sigue tratando de repotenciarse y compra Yes Inc.

Twitter sigue en su cruzada épica por tratar de repotenciarse a sí misma tras un año 2016 particularmente complicado, y ahora ha anunciado que estos últimos días ha comprado Yes Inc., una startup también de origen estadounidense encargada de desarrollar aplicaciones sociales y que, se espera, sea capaz de ayudar a la compañía en su propósito de rescatar la marca.

A pesar de no ser especialmente conocida o famosa a escala global, Yes Inc. sí que se ha encargado de lanzar proyectos de moderado éxito con aplicaciones como Frenzy o WZD, las cuales les permiten a sus usuarios una conexión inmediata e interactiva entre ellos para ya sea compartir videos, mensajes o hasta hacer planes.

Además, el fundador y CEO de Yes Inc. es (era) Keith Coleman, un nombre clave a la hora de que surgiera y se diera esta negociación por parte de la red social y la startup. ¿Por qué? Pues porque Coleman trabajó en el pasado para el gigante tecnológico Google, y fue el encargado de supervisar servicios como Gmail, entre otros.

Y hay que recalcar que Coleman ‘era’ el CEO de Yes Inc. por una simple razón: Ahora pasa a integrar, de forma inmediata, el organigrama de Twitter en el puesto de Vicepresidente de Producto, un cargo que ha estado vacante en la red social del pajarito desde principios del año 2016, y desde el que se espera mucho de cara al futuro.

Las expectativas son grandes, no solo por el personaje en sí ni por el evidente potencial de la startup adquirida. Es que la necesidad así lo demanda, pues Twitter, lo dicho, ha tenido unos últimos meses de oscuridad en cuanto a números y cifras: La compañía ha reportado pérdidas de más de 100 millones de dólares en el tercer trimestre del año, el valor de sus acciones ha caído 22%, el promedio de usuarios no ha crecido de acuerdo a los planes, y llueven las críticas por no ser capaces de proponer nada nuevo o actual en el mercado.

Así que sí, había que tomar medidas y en Twitter lo han venido haciendo. Como se comentó, es una cruzada, y las esperanzas están puestas en que el año 2017 depare resultados positivos que hagan olvidar un año 2016 lleno de tropiezos y contratiempos.