Redes Sociales: ¿Buenas o malas para la salud?

Las redes sociales y las plataformas digitales se han convertido en un hábito común para la sociedad actual. Eso es innegable. También es un hecho que el uso de ellas es capaz de generar todo tipo de efectos en los usuarios: desde cosas muy buenas y positivas hasta otras verdaderamente malas y negativas.

Eso, al menos, es lo que se desprende de un reciente estudio realizado por científicos británicos de la Sociedad Real de Salud Pública (RSPH, por sus siglas en inglés). Los expertos pusieron a prueba a las cinco grandes redes del mundo (Facebook, Twitter, Instagram, YouTube y Snapchat) y determinaron qué efectos causaban en la salud de las personas… ¿El resultado? ¡Nada alentador (en principio)!

Y es que la mayoría de estos estudios concluyó que las redes, muy frecuentemente, tienen la capacidad de producir desde ataques de depresión y ansiedad hasta graves problemas de sueño e inseguridad personal, pasando por problemas de imagen corporal, autoestima de ciberacoso y de un gran sentimiento de estar perdiéndose algo, entre más.

¡El lado positivo!

Sin embargo, no todo es malo: la RSPH también pudo determinar que el uso de redes sociales puede incidir positivamente en algunos aspectos de la salud de sus usuarios. ¿Cómo? Por ejemplo, brindando la posibilidad de incrementar su capacidad de expresión y de crear una identidad propia a los ojos del mundo.

Eso por un lado. Por el otro, está la chance que muchos tienen de rodearse de un entorno bueno y que les permita crear o formar parte de distintas comunidades, generando una mejora en las relaciones interpersonales que pueden traspasar el mundo de lo digital y llevarse al mundo real.

También está el hecho de que las redes (muy especialmente YouTube) pueden resultar sumamente útiles y hasta didácticas a la hora de generar conciencia y combatir todo aquello que precisamente se comentó anteriormente como efectos negativos (o sea, soledad, depresión, ansiedad, etcétera). Dicho de otro modo: Las mismas redes tienen la solución a los problemas que generan.