¿Reciclar contenidos en redes sociales? ¡Aprende a hacerlo bien!

Trabajar las redes sociales no es una tarea ajena a complicaciones para un experto en marketing digital, y mucho menos cuando se tiene que generar contenido constantemente. Eso requiere habilidad, un grado de atención y creatividad impresionantes, y mucha originalidad. Quienes poseen esas habilidades, suelen publicar cosas muy buenas que, sin embargo, no siempre terminan calando entre la audiencia.

¿Hay que desechar de plano entonces esos contenidos publicados que la gente, en su momento, rechazó? ¡No necesariamente! El contenido siempre queda allí, en una especie de limbo visible que nadie visita. Y sin embargo, no resulta del todo inútil: el mismo es una potencial fuente de material para el reciclaje y para volver a compartir en las redes sociales.

En otras palabras, todo contenido se puede volver a emplear. La lógica indica que, en plataformas sociales como Facebook, el alcance orgánico de este tipo de material a reciclar es muy bajo. Casi nadie vio las publicaciones la primera vez, así que siempre tendrán una sensación de novedad una vez se reutilicen.

Estudios corridos por la firma SocialFlow demuestran que, si el alcance orgánico está en el 5% de los seguidores, repetir material tiene un gran margen para llegar a quienes no lo había visto en primer lugar. Las investigaciones también aseguran que el alcance acumulado de los contenidos aumenta en un 172% si los mismos son compartidos al menos cinco veces.

¿Cómo y cuándo reciclar contenido en redes?

Ahora bien… ¿Se debe reciclar contenido así sin más? ¿Sin criterio alguno? ¡Por supuesto que no! Hacerlo pasa por pensar muy bien las cosas antes de ejecutarlas. Hay que crear una organización de contenidos, un calendario en el que se visualice qué se ha compartido y cuándo para, así, saber bien qué hacer y cuándo hacerlo.

Otra cosa que hay que hacer a la hora de reciclar contenido es estar pendientes de no compartir lo mismo en cortos periodos de tiempo. Hay que darle chance a la gente para que no lo recuerde. Además, se debe tener cuidado con el material que sí ha sido exitoso, ya que si se reutiliza mucho puede terminar aburriendo y perder su efecto.

También hay que tener en cuenta que no todas las plataformas sociales son iguales y que las estrategias de reciclaje tampoco deben serlo, que el contenido que toca temas concernientes a días especiales o celebraciones o efemérides termina siendo perfecto para la reutilización, y que la audiencia siempre es y será el eje central sobre el que debe girar toda decisión. Hay que analizar a profundidad lo que hace el público, lo que le gusta y lo que necesita, y actuar en consecuencia.