¿Quieres ser un social media manager exitoso? ¡Debes tener estas habilidades sí o sí!

El trabajo de los social media managers no es fácil, pues éstos se encargan del duro trabajo de ejecutar y/o crear la estrategia de marketing en redes de una marca, medirla y aprender sobre la marcha de eventuales aciertos y errores. Son, por decirlo de una forma más simple, las personas a las que una empresa contrata para prosperar en este tipo de plataformas.

Con semejante responsabilidad, es prácticamente obligatorio que los individuos en estos cargos posean habilidades especiales y específicas que les permitan alcanzar sus objetivos y, obvio, los de la marca. ¿Cuáles habilidades? El blog de Hootsuite publicó una lista de 11 fundamentales que todo social media manager debe tener. Veamos:

  • Ser estratégicos: Los social media managers son mercadólogos. Saben hacer cosas como integrar anuncios de Facebook Messenger al embudo de ventas, y tiene criterio del porqué vale la pena hacerlo. Los mejores expertos sociales conocen cómo es que su trabajo respalda los objetivos de marketing generales de una marca, ya sea para incrementar la percepción de la misma o generar clientes potenciales.
  • Se basan en datos: Quienes llevan las redes de las empresas necesitan comunicar valor no solo a la audiencia sino a las mismas organizaciones. Esto significa números, la capacidad de usar herramientas como analytics para probar el ROI, crear informes significativos de redes sociales, entre más.
  • ¡Sí a la creatividad!: Los datos son muy buenos, sí, pero las redes sociales se tratan de crear contenido a fin de cuentas. Ya sea que el objetivo esté centrado en dominar el algoritmo de Instagram o crear una estrategia de marketing de YouTube, las marcas deben publicar lo que la gente quiere ver… lo cual es tanto un arte como una ciencia que los social media managers deben conocer sí o sí.
  • Ser sociales: Las redes sociales son precisamente eso, sociales. La gestión de los perfiles y el servicio al cliente forman una parte crucial de lo que el público espera de las marcas en estas plataformas. El éxito a la hora de interactuar en estas plataformas depende de la habilidad de la marca para cumplir estas expectativas.
  • Ser perspicaces: Las redes sociales se mueven rápido, y no todos los posts pueden o deben pasar por un riguroso proceso de investigación y revisión. Los administradores de estas plataformas necesitan tener buen juicio y buenos conocimientos para tomar decisiones de manera oportuna.
  • Ser organizados: Los social media managers tienen que hacerse cargo de muchas cosas y, en consecuencia, tienen que ser personas sumamente planificadoras y metódicas. Solo así podrán mantener el control de sus múltiples actividades.
  • Saber escribir: Escribir bien en redes sociales requiere de muchas habilidades. Un social media manager debe ser capaz de hacer llamados a la acción súper efectivos, hablar emoji con fluidez sin llegar a ser molesto, y evitar errores tipográficos.
  • Ser excelentes investigadores: En plena época de las ‘fake news’, la transparencia y veracidad de lo que se publica en redes es oro puro. Ergo, todo encargado de redes de una marca o empresa tiene la obligación de contar con los hechos correctos a la hora de publicar cualquier cosa, investigando el mercado en el proceso, segmentando las audiencias, encontrando las estadísticas correctas, etcétera.
  • Tener sentido de la estética: Un buen social media manager no solo debe preocuparse por el fondo, sino también por la forma de lo que publica. Tiene que conocer las tendencias del año en edición de fotografías, cuáles no funcionan para su marca, conceptos básicos de formatos audiovisuales, y más.
  • Agilidad al 100%: Los mejores expertos en redes deben tener la habilidad de abordar múltiples situaciones conforme se vayan presentando, y ser capaces de fluir con los cambios sin la necesidad de tener que sacrificar las metas a largo plazo.
  • ¡Sí a la curiosidad!: Los social media managers están obligados a poseer una cualidad que combina todos los puntos anteriores o, lo que es lo mismo, una gran curiosidad por el mundo que los rodea y las personas que lo integran.