¡Protege tu identidad en la red! 4 acciones a tomar para evitar el robo de datos en Internet

Hay un mal que aqueja en abundancia hoy día al internet, y ese es el robo de identidad. Este flagelo está más presente de lo que muchos usuarios pueden pensar debido a que nuestra información y lo que nos identifica como individuos en la red se han convertido en un valor de lo más cotizado para agentes inescrupulosos que, por su parte, cuentan con miles de trucos para alcanzar su meta.

¿De qué trucos hablamos? De ataques directos como el phishing, los malwares o el rastreo a nuestras redes sociales, además de métodos que aprovechan más el descuido propio de las víctimas (dejar datos abiertos en varios equipos o usar contraseñas débiles, por ejemplo).

Lo que debemos hacer entonces como usuarios es tomar acciones para proteger nuestros datos de terceros. ¿Y cuáles acciones son esas? El portal RedesZone nos las explica:

  • Mejorar la seguridad de los equipos: Lo primero que todo navegante de la red debe hacer es esto para evitar que los equipos se infecten con malware ni puedan sufrir vulnerabilidades. ¿Cómo? Contando con softwares de seguridad, manteniendo siempre los sistemas actualizados con las últimas versiones y parches, etcétera.
  • Utilizar contraseñas fuertes: Esta medida es tan obvia como obligatoria. Nuestras contraseñas tienen que ser fuertes de verdad, únicas y con una longitud considerable. Hay que evitar palabras o números que nos relacionen a ellas, y lo ideal es que tengan letras (mayúsculas y minúsculas), números y otros caracteres especiales… Y cuando decimo únicas, es tal cual. Eso, porque si usamos una para todo pues se produce el efecto dominó (si una cuenta se compromete, lo harán todas las demás).
  • Cuidado con las redes y equipos: A través de las redes y equipos que utilizamos pueden robar nuestra identidad muy fácilmente. Es importante evitar las redes Wi-Fi públicas que puedan ser una amenaza. De esta forma protegeremos nuestros datos frente a posibles intrusos. También hay que tener cuidado con cualquier equipo ajeno que utilicemos.
  • Usar el sentido común: Quizás este es el más importante de los pasos a dar para evitar que nuestra identidad en la red se vea vulnerada. Eso, porque muchos ataques requieren de la interacción del usuario, y si este está educado y al pendiente pues las posibilidades de caer en una trampa disminuyen. Esta acción incluye no andar abriendo correos sospechosos, no hacer clics en enlaces desconocidos, no visitar portales de dudosa precedencia, etcétera.