Mas Que Digital

Pixel y Pixel XL: Los problemas se le acumulan a los teléfonos de Google

Fue en octubre del presente año cuando el gigante tecnológico Google anunció y sacó al mercado sus primeros smartphones total y absolutamente desarrollados por la compañía californiana: el Pixel y el Pixel XL. Por supuesto que los deseos de adquirirlos fueron enormes, y la gente respondió de la mejor manera… hasta ahora, dos meses después, cuando muchos usuarios han comenzado a cansarse de las constantes fallas que han presentado los dispositivos.

Desde que llegaron al mercado, los Pixel y Pixel XL no han dejado de dar noticias por sus diversas fallas en cuanto a funcionamiento. El problema no hizo sino aumentar a mediados de diciembre cuando, ya molestos, muchos usuarios le escribieron a Google para reportar que ahora los aparatos, simple y sencillamente, se quedaban colgados e inútiles por unos segundos.

Y no solo eso: en el portal del gigante tecnológico se han acumulado quejas de personas que advierten del mismo problema, pero que en sus casos el congelamiento de los teléfonos pasó de segundos a minutos. También muchos han levantado su voz para reportar que, a veces, simplemente desaparecen los botones de navegación que deberían estar siempre en la parte baja de la pantalla.

Y cuando se dice que lo de diciembre (teléfonos colgándose) es solo un ladrillo más en un muro de fallas, es porque el primer problema apareció tan pronto como los Pixel y Pixel XL salieron al mercado. El detalle de entonces fue de audio y hasta de video: no se podía reproducir el máximo de volumen de los aparatos, las alarmas no sonaban, los videos y archivos musicales no corrían, etc.

Luego surgió otro problema más (no tan frecuente, eso sí), esta vez con las baterías como las protagonistas: Algunos de los propietarios de los teléfonos de Google comenzaron a decir que a sus dispositivos les daba por apagarse sin previo aviso cuando a la pila le quedaba un nivel de consumo de entre 40% o 20%.

A todas estas, Google ha respondido a cada una de las quejas, y ha comenzado a estudiarlas detenidamente, identificando si los problemas son de software o de hardware, y aguardando a tener conclusiones concretas para, así, ofrecerles a sus usuarios las mejores soluciones.