Luis Daniel Riveros para Doble Llave: ¡El Big Data nos usa, y no nos damos cuenta!

El Big Data, tan bien y tan útil como pueda sonar su concepto, es todo un campo de estudio en cuanto a seguridad y privacidad se refiere… y es obvio pues, según indicó Luis Daniel Riveros (nuestro subdirector en MásQueDigital) en un reciente especial para el portal Doble Llave, se trata de un método de recopilación de información capaz de extraer de las personas cualquier tipo de datos personales de forma voluntaria o involuntaria.

Para evidenciar este punto, Riveros pone el ejemplo del fondo que Facebook implementó en las fotos de perfil para apoyar a la comunidad LGBT, así como la posibilidad que brinda WhatsApp de escoger el color de piel de muchos íconos de manos. ¿Qué implica eso? Simple: son dos herramientas diseñadas para responder preguntas implícitas muy significativas sin que nos demos cuenta.

Otro ejemplo que pone nuestro subdirector es el de las estrategias de marketing, las cuales publican anuncios cargados de controversia con la sola intención de vernos discutir sobre ellos y conocer así de nuestras preferencias, generando en el proceso las condiciones para materializar enormes e involuntarios (por decirlo de alguna manera) grupos de foco.

¿Qué significa todo eso? ¡Que todos estamos colaborando con el Big Data! Que todos, sin excepción, alimentamos ese torrente de información en cada plataforma a la que accedemos y les damos la ventaja a los expertos para predecir nuestros comportamientos como personas y como comunidades ¿La finalidad? Lo dicho, utilizar esa información para futuras campañas de marketing y obtener el mayor de los beneficios.

Daniel Riveros explica, sin embargo, que más que una intención de lo que se trata el Big Data es de una necesidad de encontrar todo tipo de dimensiones posibles de cada usuario para segmentar y especificar una audiencia y maximizar el impacto publicitario a la hora de invertir en Ads. ¿Eso es bueno para la privacidad? ¡Por supuesto que no!

Dice Riveros que, aunque existan técnicas para mantener a raya el seguimiento constante del Big Data, muchas plataformas (por no decir todas) mantienen nuestras secciones activas para saber tanto como puedan de nuestros movimientos en redes y en la web en general (incluyendo, por supuesto, nuestro posicionamiento vía GPS).

Claro que esas técnicas deberían suponer una mejor experiencia de navegación y más facilidad para obtener lo que se quiere, pero el sesgo siempre está allí por tanto y cuanto son muchos los factores a considerar por los algoritmos de cualquier plataforma, haciendo que cada acción que tomemos permanezca con la finalidad de ser analizada y convirtiéndonos en unos mansos corderos que ingenuamente influenciamos y colaboramos con el Big Data.