Mas Que Digital

Kengoro, un robot que suda como un hombre

Aquello de que, en un futuro muy cercano, la tecnología avanzará tanto que esa línea que la separa de lo humano se difuminará o borrará por completo parece estar más próximo que nunca. Y para muestra, un botón: un grupo de ingenieros y científicos de la Universidad de Tokio han creado a Kengoro, un robot humanoide que tiene la capacidad de sudar.

Así mismo: Sudar. Tal y como lo hace el ser humano, cuyo proceso de sudoración no es más que un mecanismo de respuesta biológico ante la elevación de la temperatura corporal que producen los músculos a la hora de funcionar y que permite que la evaporación del agua que trae consigo ese sudor trabaje como método de enfriamiento.

Kengoro funciona bajo los mismos parámetros. A los creadores de la Universidad de Tokio se les presentó ese mismo problema en el robot: tiene tendencia a calentarse debido a su enorme capacidad de movilidad. Esto afecta y eleva la temperatura de sus motores y hace que su rendimiento vaya disminuyendo. Además, el diseño del humanoide no admitía un sistema de enfriamiento convencional. ¿La solución?, copiar el mecanismo del hombre y su proceso de sudoración.

Una vez ideado e instalado el sistema de refrigeración similar a la sudoración, ha quedado resuelto ese detalle en cuanto a la temperatura, y el robot tiene ahora la capacidad de enfriarse por su cuenta y no ceder en la optimización de sus capacidades.

El método utilizado en Kengoro, un robot prototipo que tiene un peso de 56 kilogramos y una estatura de 170 centímetros, destaca por la utilización de la mismísima estructura metálica (aluminio sintetizado por láser) que representa el esqueleto de la máquina como un sistema de suministro de líquido refrigerante, el cual se filtra a través de canales permeables y da a parar al conjunto de motores. Una vez allí, el líquido se evapora (cual sudor) y produce el esperado enfriamiento (cual humanos).