Inteligencia artificial y manejo de datos sepultan al currículo tradicional

En la actualidad, que una empresa solicite y/o que un aspirante entregue un currículo vitae tradicional es prácticamente una excepción y una rareza. ¿La razón? Todos esos datos se pueden encontrar online, ya sea en LinkedIn o en otras plataformas similares. Dicho de otro modo, el CV se puede declarar como muerto o, al menos, obsoleto.

Hoy día la dinámica de trabajo es otra, y ya el papel o en incluso el documento digital conocido como currículo se ha convertido en un elemento poco representativo y hasta algo despreciado por parte de los propios responsables de recursos humanos por considerarlo en una suerte de lastre de los viejos tiempos que no ayuda en nada a conseguir lo que las empresas buscan en sus potenciales empleados.

Ahora la tendencia es centrarse en nuevos formatos y en nuevas herramientas, optando por usar la tecnología como elemento para encontrar personal, amén de que para los propios candidatos se muestren tal cual son y cuál es su valía. Acá hablamos de que grandes compañías están comenzando a pedir a los aspirantes que graben respuestas a varias preguntas, las cuales serán filtradas no por personas sino por una inteligencia artificial.

La IA analiza palabras usadas, confianza transmitida, organización de argumentos y demás para, así, establecer quiénes son los candidatos que más pueden interesar y quiénes son los que encajan en cada puesto disponible. Luego es que entra en acción el departamento de recursos humanos.

Otras herramientas son la invitación que empresas realizan a sus candidatos para que participen en juegos de escapes o los procesos de speed dating. Así, las compañías eliminan prejuicios y crean un mejor ambiente para conocer cómo son los aspirantes y cuáles son sus fortalezas reales, lo cual vale más que cualquier cos que alguien escriba en un papel o documento.

En conclusión, estos nuevos métodos de contratación y búsqueda de talento hacen del proceso una experiencia de lo más enriquecedora, una que de forma indirecta ayuda a hacer un branding positivo.