Hablemos del ‘Stalkerware’: ¿De qué se trata? ¿Por qué es un problema?

Si hay algo que tiene muy preocupadas a las empresas de seguridad informática, eso es definitivamente el llamado stalkerware, un software comercial que permite a terceros vigilar o espiar descaradamente los dispositivos de otras personas. Dicho de otro modo, es un facilitador de intrusiones en la privacidad de los individuos.

La firma Kaspersky ha dicho que este software (que se puede conseguir tranquilamente en internet) no tiene nada de inocente y que, al contrario, es usado como herramienta de acoso y abuso.

Funciona así: un individuo instala el software en el dispositivo de la víctima elegida, luego hace lo propio en el suyo, y a continuación ejecuta el programa, el cual simplemente conecta ambos aparatos y empieza a espiar.

El stalkerware tiene capacidad de ejecutarse en segundo plano y sin el consentimiento/conocimiento de las víctimas, obteniendo acceso ilimitado a datos como mensajes, fotos, redes sociales, geolocalización, grabaciones de audio… ¡y hasta de la cámara!

Un asunto delicado

El stalkerware, a pesar de lo dicho anteriormente, no tiene tan mala fama… sobre todo entre lo que un artículo de Fayerwayer llama ‘parejas desconfiadas’ y ‘jefes cautelosos’. ¿El resto? Allí sí que hay preocupación.

Programas de este tipo abundan en la red, y cada vez más son usados para acosar. Aparte, estudios demuestran que ahora se están utilizando para directamente robar los datos a los que se accede, para así filtrarlos, venderlos al mejor postor, o incluso amenazar a las víctimas con la publicación de ellos.

Ahora bien, ¿hay solución ante el stalkerware? La respuesta es sí, y el cómo es revisando constantemente las aplicaciones instaladas en el móvil. En caso de detectar alguna medianamente sospechosa, buscar información sobre ella en la red y, de plano, eliminarla.