Google: ¡El Doodle de hoy celebra a Víctor Hugo y ‘Los Miserables’!

Siempre en la labor de reconocer a las personas y a los acontecimientos más trascendentales de la historia de la humanidad (sea cual sea su área de influencia), en Google han decidido que su Doodle de este viernes sea en honor a Víctor Hugo, escritor francés que un 30 de Junio de 1862 publicó lo que vendría ser su obra más importante: Los Miserables.

El Doodle conmemorativo a la gran creación del poeta-novelista-dramaturgo nacido un 26 de Febrero de 1802 es un hermoso diseño que comprende no solo la típica composición de la palabra ‘Google’ con la imagen del autor al medio y con un par de gárgolas que lo protegen (amén de una fina pluma que, en tinta, se encarga de garabatear en folio la estilizada firma del buscador), no: También hay todo un carrusel alegórico a él.

Eso se da porque, evidentemente, Víctor Hugo es más que Los Miserables: Sí, hoy es el 155 aniversario de la publicación de ese texto específico, pero es que el hombre detrás del mito abarca mucho. En Google, claro, lo entienden así y es por eso que el mencionado carrusel de su Doodle interactivo incluye hasta tres imágenes alegóricas a tres fechas claves para la trayectoria del francés.

La primera de ellas es 1831, año de publicación de Nuestra Señora de París, y en el dibujo se pueden ver a sus protagonistas: La hermosa gitana Esmeralda (bailando con pandereta en mano y su leal cabra de compañía) y el maltrecho jorobado Cuasimodo (asido fuertemente a la campana de la Catedral).

La segunda es 1856, año en que la obra poética Las Contemplaciones vio la luz y dejó expuesto al mundo el triste y hermoso relato lírico de cómo la propia hija del autor, Léopoldine, se ahogó en el Río Sena junto a su marido… Son ella y las vicisitudes de un Víctor Hugo acongojado los protagonistas de la composición.

La tercera, obvio, es 1862 (la fecha misma que se celebra hoy) y retrata a Los Miserables y a algunos de sus protagonistas, específicamente al desdichado Jean Valjean y a Cosette. Esta obra significó un antes y un después en la vida de Víctor Hugo y de la literatura francesa (y mundial) en general por su denso contenido y enorme impacto social.

Por último, una imagen emotiva que evoca a un Víctor Hugo de cara un mar tranquilo pero a la vez agitado que golpea con fuerza la roca en la que está parado y que salpica de agua tanto al autor como a nosotros los espectadores… ¡Bien por eso Google!