Fake news, una problemática para redes sociales, marcas y empresas

La problemática de las fake news (noticias falsas) se ha agravado en los últimos años, muy a pesar de los constantes intentos por frenarla. Eso porque la misma no se ha tratado como se debe y, sobre todo, porque las plataformas digitales se han convertido en una fuente constante para propagar este tipo de informaciones infundadas.

El problema es más grave todavía debido a que las fake news tienen el poder de afectar los contenidos publicitarios digitales de las marcas y empresas, además de la forma en la que se desenvuelven. ¿La razón? Los mismos se ven distorsionados por la realidad artificial del entorno online que se genera por el contante flujo de material falso, traduciéndose en una negativa interacción.

La tendencia es que todo empeore con el tiempo ya que las personas que buscan información por Internet lo hacen a través de las plataformas de social media, un elemento clave a la hora de influenciar en las decisiones de los usuarios, ya sea en aspectos personales o comerciales. Lo más grave es que creer en rumores implica compartirlos, lo cual es muy simple en redes sociales.

Estudios revelan que un 80% de los usuarios cree que las fake news funcionan como un arma para la toma de decisiones, y que sus efectos recaen directamente en la reputación de las grandes (o pequeñas) cuentas que las propagan ya que asegurar algo que a la larga resulta ser falso genera una duda general por la existencia de este tipo de contenidos. Esa duda crea un rechazo que incide directamente en el engagement, lo cual es muy problemático para cualquier estratega de social media marketing y de marketing digital en general.

Redes sociales, el terreno más fértil

Investigaciones aseguran que la frecuencia de las fake news en las redes sociales es enorme, con hasta un tercio de los usuarios de las mismas asegurando que han visto noticias falsas por doquier en sitios como Facebook o Twitter. Esos mismos usuarios quieren que sus proveedores sean más responsables al respecto, pero a la vez no niegan que, en algún momento, hayan compartido deliberadamente una historia de noticias falsas en línea.