FaceApp, un fenómeno peligroso para la privacidad de los datos de los usuarios

Si hay algo que se ha hecho viral en estos últimos días en el siempre competitivo mundo online, eso es FaceApp. Se trata de una aplicación de origen ruso que permite modificar las fotografías de los usuarios a través de filtros como: el que añade una sonrisa, el que cambia de género y, el más popular, el que hace a la gente verse más joven o más anciana.

La app, como reporta el portal Tekcrispy, se ha convertido en un fenómeno online arropado por millones de usuarios (desde simples pedestres hasta celebridades y políticos) que, sin pensárselo dos veces, se han dedicado a descargarla y modificar sus fotos a diestra y siniestra… Ahora bien, ¿de verdad habría que pensarlo mucho?

Resulta que sí pues, como han informado varios expertos en la materia, FaceApp es una aplicación que (como Facebook) pone potencialmente en peligro la privacidad de los datos de los usuarios. Eso, porque se trata de una herramienta con condiciones de uso ambiguas y retrasadas, que no actualizan sus normas de seguridad desde el 2017 (año en que nació).

La preocupación real es que esta app recolecta no solo las fotos y videos generadas por el usuario, sino también otro tipo de información: nombres, direcciones, comportamiento del medio de herramientas de análisis de terceros, cookies e identificadores de los dispositivos.

En el portal Xakata se dieron a la tarea puntualizar algunos ítems de la política de privacidad de FaceApp, y llegaron a la conclusión de que la app usa los datos de sus usuarios para:

  • Proporcionar contenido e información personalizada.
  • Anuncios online u otras formas de marketing.
  • Proporcionar, mejorar, probar y monitorear la efectividad del servicio.
  • Desarrollar y probar nuevos productos y características.
  • Monitorear métricas como el número total de visitantes, tráfico y patrones demográficos.
  • Diagnosticar o solucionar problemas tecnológicos.
  • Actualizar automáticamente la aplicación FaceApp en el dispositivo.

¿Y todo esto para qué? Según los desarrolladores, para proveer contenido personalizado y publicidad.

Los creadores de FaceApp han dicho que la información recolectada no será usada para malos fines ni será vendida a terceros, pero esas palabras valen poco en el contexto en el que se encuentra el mundo actualmente, y más tomando en cuenta que es Rusia el país de origen de esta herramienta.