¡EXCELSIOR! Stan Lee y las 5 lecciones de marketing que deja como legado

Stan Lee, el mítico y legendario autor de historietas que ayudó a fundar lo que es hoy Marvel Comics, falleció este lunes a los 95 años de edad en la ciudad de Los Ángeles, Estados Unidos. Su muerte, como era de esperarse, causó un impacto poca veces visto a nivel mediático y online… y es obvio: estamos hablando de uno de los padres de personajes tan icónicos como Spider-Man, Iron Man, Black Panther o los X-Men, entre muchos otros.

Tendencia global y ejemplo de branding

Debido a la trágica noticia, el nombre ‘Stan Lee’ fue tendencia global durante todo el día, con millones y millones de personas alrededor del mundo comentando tanto con respecto a su muerte como sobre su legado y su tremenda influencia en la cultura popular actual. Ahora bien, ¿por qué tanto flujo de comentarios? ¡Porque era una leyenda viva!

Stan Lee no solo fue idolatrado por sus fieles fanáticos y lectores, sino respetado hasta el hartazgo por toda la industria del comic… y del mundo del entretenimiento en general. Una buena razón de ello es que el hombre construyó alrededor de sí una imagen que, por donde se le mire, es un ejemplo claro de branding y marketing.

Esto último lo decimos por varias razones que, a continuación, explicamos:

  • Copywriter primero, leyenda después: Stan Lee comenzó trabajando como escritor de obituarios, y poco a poco fue avanzando en su carrera hasta convertirse en asistente de oficina y, finalmente, en editor interino de Timely Comics. En su paso por la Segunda Guerra Mundial estuvo en el ejército de Estados Unidos, y allí escribió manuales, guiones de filmes y eslogans de propaganda dirigidos a la milicia norteamericana.
  • Capacidad creativa y creadora: Lee fue uno de los abanderados creativos de la llamada ‘época de plata’ de los cómics, a mediados de los 70. En esa época, el autor (en colaboración con otras mentes brillantes como Steve Ditko o Jack Kirby) inventó no uno ni dos, sino decenas de superhéroes que, hasta el sol de hoy, continúan vigentes y aceitan el motor del entretenimiento ya no del papel, sino multimedia.
  • Y hablando de colaboraciones…: Aquello del ‘trabajo en equipo’ se le daba muy bien a Lee, por más que hoy parezca que todo el crédito es de él. Como se mencionó, su legado está basado en colaboraciones con otros genios de la industria de los cómics como el mentado Kirby, con quien creó Thor, Iron Man, Hulk y los X-Men, o Bill Everett, con quien creó a Daredevil. Junto a Ditko le dio vida a Doctor Strange y a esa joya de la corona llamada Spider-Man.

  • Superación y adaptación: A mediados de los 90, Marvel estuvo a punto de quebrar. Lee, en vez de decaer junto a la empresa, fundó Stan Lee Media, una compañía de internet que mostraba nuevos personajes y series en forma de ‘webisodes’… La idea no resultó, pero demostró que el autor era capaz de adaptarse a los malos momentos y emprender con sus ideas.
  • Stan Lee, el ‘hombre marca’: Más allá de su papel como autor y publicista, Stan Lee fue realmente la cara visible de todo lo que significa Marvel. Él lo decidió así, y supo construirse una imagen de sí mismo que las audiencias compraron sin chistar. ¿Cómo lo hizo? Aprovechándose de cuanto medio existiera, sobre todo el cinematográfico pues, como ya lo sabe todo el mundo, se convirtió en el ‘Rey del Cameo’.