¡Evítalos! Estos son los errores más comunes de los freelancers en marketing

La idea de que la libertad creativa que ofrece el desarrollarse en el terreno del freelance es total resulta ser falsa, tanto como el supuesto de que la misma solo ofrece ventajas sin mayores esfuerzos. Trabajar en este campo es algo muy complicado, y conlleva más responsabilidades de lo que la gente piensa.

Para quien no lo quiere creer, y aun piensa en el trabajo freelance como en un campo lleno de libertad, acá les traemos un grupo de dificultades con las que hay que enfrentarse cuando se es, por ejemplo, un profesional de la publicidad, la creatividad o el marketing.

Dicho de otro modo, lo que te enlistaremos son los errores más comunes que cometen los freelancers en marketing, pifias que socaban en muchos sentidos el desempeño profesional de los llamados ‘jefes propios’. ¡Vamos a ello!:

  • No usar especialidad: Si no se va a hacer utilización de una campaña propia de marketing en un proyecto, entonces cuál es la idea de establecer la estrategia en primer lugar. Hay que usar (y saber usar) nuestras especialidades, y si no las tenemos, pues buscar a alguien que nos ayude.
  • Asumir totalidad de formación artística, creativa y técnica: Salir de la escuela o universidad no implica haber terminado de aprender. Todo lo contrario. Todavía queda mucho, y las carreras de marketing, sobre todo en el ámbito digital, están en constante evolución. Bien vale la pena seguir estudiando por cuenta propia entonces.
  • Desconocer a la competencia: ¡Grave error! Y más común de lo que se piensa. Un freelancer siempre debe estar atento a cómo se desarrolla la competencia para, así, poder aplicar lo aplicable, no quedarse atrapado en el pasado, y tener con qué salir al ruedo.

  • Olvidarse del personal branding: Muchos freelancers en marketing comienzan su actividad en el mundo de la publicidad con un portafolio bien presentado, usando las últimas tendencias en su diseño… y luego lo abandonan. Ese error es mortal pues, lo dicho, estamos hablando de un nicho en constante evolución que necesita renovación. O sea: ¡Trabaja bien tu marca personal siempre!
  • Hacer mala gestión de la economía: Trabajar por cuenta propia permite muchas distracciones, sobre todo económicas pues no hay quien controle elementos como gastos básicos. En ese sentido, siempre hay que realizar un apartado para cuestiones de equipo, renovación de licencias, cursos de actualización, etcétera, lo cual nos hará distinguirnos del resto.
  • ¡No cumplir horarios de trabajo!: Este es el error por excelencia de todo freelancer, sea del campo que sea. Quien trabaja de este modo, suele ponerse unas reglas que poco a poco va olvidando a lo largo del tiempo. De las más importantes es la que tiene que ver con el horario de trabajo, uno que se tiene que cumplir sí o sí so pena de quedar mal con los clientes.