eSports, la nueva obsesión del marketing deportivo

Los eSports, o deportes electrónicos, se han convertido en todo un boom que, tras años de crecimiento, se han convertido en un fenómeno social (cada vez hay más y mejores jugadores), en un boom mediático, en un motor económico y, por supuesto, en un espacio a conquistar por parte de marcas y empresas.

Que los eSports se han transformado en una tendencia muy importante e influyente se puede ver, por ejemplo, en las listas de los youtubers más famosos del mundo, pobladas ahora de perfiles especializados en la materia, ya sea hablando o jugando. En ese sentido, las cifras de gamers no paran de subir, e igual pasa con las de los espectadores.

Eso, para el mundillo del marketing digital, es toda una tentación irresistible pues los eSports han derivado de ser un entretenimiento (para quienes juegan en ellos y quienes observan) a ser un negocio tan rentable como los deportes tradicionales. Son millones de personas las que observan los grandes eventos de este nicho, y son millones los que se están gastando en publicidad también.

Y es que las grandes marcas y empresas no han tardado en invertir fuertemente en los eSports, al punto de ser ellas las que prácticamente controlan todo lo que está ocurriendo. ¿La razón? En muchos juegos, es una misma empresa quien ha creado el videojuego, las normas, las retransmisiones de campeonatos y los campeonatos en sí. Es decir, ellos tienen el control absoluto de todo el ciclo de vida vinculado al producto… ¡Esa es la ventaja que da el entorno 100% digital!

Oportunidad de oro para patrocinios y publicidades

Los eSports, además, no solo son una oportunidad para las compañías dueñas de los mismos, sino también para quienes quieren usarlos para llegar a los consumidores. Eso lo decimos porque los patrocinios y los ingresos publicitarios en este campo están floreciendo debido a su potencial enorme (hay muchas posibilidades de hacer publicidad ya que los deportes electrónicos no tienen las limitaciones de ubicación que pueden tener los tradicionales).

Estimaciones indican que en 2020 este mercado moverá unos 1.500 millones de dólares en ingreso en todo el mundo, la mayoría de ellos por patrocinios y publicidad, y llegará a una audiencia de unos 600 millones de personas. Las grandes marcas, desde la NBC a Mercedes-Benz pasando por Adidas, ya han empezado a interesarse por estos deportes y a estar presentes en ese entorno.