¡Entérate! ¡Errores comunes que entorpecen el Marketing de Contenidos!

El contenido se ha transformado en el rey del mercadeo digital, y en el aliado principal de marcas y empresas a la hora de conectar con el gran público. Se trata de una estrategia que da resultados más que positivos y que, a día de hoy, todos aplican e invierten en ella, siempre buscando un mayor y mejor posicionamiento.

Sin embargo, la vorágine del marketing de contenidos trae también como consecuencia un aspecto no tan brillante. Y es que, a veces, lo que se ofrece no llega a cumplir las altas expectativas generadas por la audiencia. ¿La razón de ello? La gente parece haberse acostumbrado a que los contenidos de sus marcas y empresas favoritas le resuelvan todos sus problemas y le respondan todas sus preguntas.

Que no ocurra eso genera desilusión, aunque la culpa en realidad no sea del todo de las marcas. ‘Del todo’ decimos porque estas sí que deberían asumir que los contenidos no son herramientas mágicas 100% resolutivas, y deberían analizarse a sí mismas para comprender si están produciendo una fantasía inalcanzable para la gente.

Que no funcione o que se malinterprete un contenido puede ser señal de que las cosas no se están haciendo bien y que se está incurriendo en algún error… o en varios, en realidad. La firma Marketo hizo un análisis al respecto y concluyó que en marketing de contenidos se producen una serie de ellos que manchan y entorpecen los buenos resultados de este tipo de estrategias. ¿Quieres saber cuáles son? ¡A continuación te los mostramos!:

  • CONTENIDO IRRELEVANTE: El error más lógico y común es este, y también el que menos comprenden los directivos de las marcas y empresas. Las expectativas de los consumidores y de los responsables de marketing son diferentes y, por ende, el contenido tiene que adaptarse a lo que interesará a ese consumidor y lo que encajará con ellos, no a lo que quieran los jefes.
  • MAL TIMING: Calcular cuándo se publica un contenido es casi tan importante como el contenido mismo. Las empresas suelen fallar cuando, por burocracia, determinan sin ton ni son el momento en que se comparten las cosas. Ese error es grave, más tomando en cuenta que todo contenido debe fluir de manera natural y casi espontánea. Cabe recordar, además, que el consumidor quiere el contenido cuando lo necesita.
  • MALA UBICACIÓN: Otro error similar al anterior, aunque esta vez hablamos de ubicación y no tiempo. Esta pifia trata sobre no escoger correctamente dónde se sirven los contenidos. El canal es muy importante ya que ciertamente los consumidores cada vez tienen más vías de contacto, pero todos no siempre las usan del mismo modo. Cada plataforma sirve para algo concreto y va dirigida a un público específico. Son aspectos que se deben tomar muy en cuenta.
  • INCONSISTENCIA: Generar contenido no es algo mágico. Se debe hacer siguiendo estrategias y estableciendo metas, objetivos, y vías para lograr ambas cosas. Eso permite que el contenido sea consistente y no se caiga en el error frecuente de publicar por publicar cosas al azar. Se debe trabajar sobre una misma base e idea, siempre siguiendo como modelo la imagen misma de la marca y empresa, para que no se pierda coherencia.