Mas Que Digital

Brand activism: las marcas y sus ideales

Si algo ha ido cambiando a lo largo de los años y, más un en esta época actual, eso ha sido el mercado. Ya no se concibe como se hacía antes. Ahora las marcas son mucho más que marcas, y los consumidores son mucho más que consumidores. Todos lo saben, y es por eso que la sinergia entre ambos, algo que hoy en día es fundamental, ha llegado a niveles insospechados.

La época en que las empresas se dedicaban solo a ofrecer sus productos y servicios quedó atrás. Los tiempos en que el público solo se dedicaba a adquirirlos también. Ahora, influenciados ambos por una creciente interconectividad y globalización del mundo y sus avatares, las personas esperan más de sus marcas: que tengan ideales. De allí nace el Brand Activism.

El término se refiere a la necesidad de las marcas de comprender que son más que eso, y que deben transformarse en agentes de cambio dentro de la sociedad, asumir compromisos con ella, y casarse con esa idea. No es que dejen de lado sus fines comerciales, no. Pero se han propuesto luchar por causas que se amolden a sus filosofías como empresas, convirtiéndose en activistas y alzando sus voces al lado de sus consumidores.

Con el brand activism parecen combinarse dos estrategias. Por un lado, las marcas se rodean de un halo de altruismo al colaborar con causas determinadas y, por otro, el gran público lo agradece apegándose más y más tanto a la marca como tal como a la labor que desarrolla. A fin de cuentas, son las personas las que en un principio proponen por qué luchar.

Antes, solo compañías pequeñas o medianas eran las que aplicaban en brand activism, luchando de verdad por las causas y a la vez posicionándose en el mercado. Ahora, debido al éxito y logro de resultados en las labores contributivas que se hacían, las multinacionales y empresas de gran renombre han entrado al ruedo.

Que jueguen los más grandes ha implicado que los mensajes que se emitan y las causas que se apoyen sean mayores, de una trascendencia enorme en el mundo. Y el éxito siempre ha estado garantizado por ese camino. Tener un propósito social ha hecho crecer a las empresas que aplican el brand activism como pilar en sus estrategias porque, a fin de cuentas, humanizar el mercado no hará otra cosa más que acercarlos a su público.