¡Alerta! ¡Ataques DDoS proliferan como plaga!

El enorme y despiadado impacto que hace poco tuvo el virus WannaCry sirvió, sin embargo, para revelar la terrible tendencia de los ransomware a nivel mundial y, así, unir en una sola señal de alerta a todos aquellos usuarios que, ahora más que nunca, son víctimas de hackers que, vía mensajes en pantalla, amenazan y exigen pagos en bitcoin so pena de ejecutar acciones maliciosas.

Esta tendencia, claro está, no es ni mucho menos nueva… Lo que sí es que es más evidente que siempre y con un proceso de evolución alarmante. De hecho, expertos de la firma de seguridad informática Kapersky Lab han señalado que los ataques han crecido exponencialmente entre abril y junio, que los que más se ven son los DDoS (ataques de denegación de servicios), y que los mismos ya no están afectando a 72 países (como a principios de año) sino a más de 86 (a partir de abril).

Y no países cualesquiera. Estamos hablando de naciones supuestamente avanzadas y con fuertes sistemas de seguridad como Estados Unidos, China, Rusia, Corea del Sur, Reino Unido, Italia, Francia, Canadá, y un larguísimo etcétera… Aparte, no es que los ataques perpetrados sean de corta duración: Cada vez más se ven ransomwares capaces de tener en vilo a un sistema por hasta 11 días.

Y sí, los DDoS son, por lejos, los tipos de ataques que más se ejecutan. ¿Cómo funcionan? Los hackers acceden a los sistemas de empresas, instituciones o personas, y les envían un mensaje exigiendo un rescate, amenazando a su vez que, si no se paga lo que se pide, se procederá a retener y/o infectar la información o el acceso a operaciones o lo que sea que hayan secuestrado los delincuentes.

Estas amenazas, obvio, suelen venir con verdaderos ataques cortos a modo de demostración de poder por parte de los hampones, para así presionar todavía más a los usuarios… Porque, claro, la intención final es (lejos de realmente hacer algún tipo de daño permanente al contenido) recibir el dinero.

¡Cualquier puede convertirse en víctima… y en criminal también!

Según Kirill Ilganaev, director de Kaspersky DDoS Protection en Kaspersky Lab, no hay que ser una lumbrera para pasar la línea y convertirse en un criminal informático con esta tendencia: “Hoy en día no sólo los equipos experimentados de cibercriminales de alta tecnología pueden ser atacantes de Ransom DDoS. Cualquier estafador que ni siquiera tiene el conocimiento técnico o la habilidad para organizar un ataque DDoS a gran escala puede comprar un ataque demostrativo con el propósito de extorsionar”.

Y sí, lo hacen porque, por el otro lado, nadie está (o estaba) pendiente de protegerse en este aspecto: “Estas personas eligen, en su mayoría, empresas que no protegen sus recursos de DDoS de ninguna manera y, por lo tanto, pueden ser fácilmente convencidas de pagar un rescate con una simple demostración”, asegura el experto.