Social Media Marketing: ¡Spam en redes sociales derrumba confianza de usuarios!

Una de las principales causas de que algunas estrategias de social media marketing fallen estrepitosamente, sobre todo en cuanto a impacto o alcance, es que las mismas se pueden confundir y/o mezclar con el llamado contenido spam, lo cual rompe la casi perfecta armonía que generan las redes sociales con su multitudinaria audiencia.

Y si se rompe esa conexión, se daña todo pues estamos hablando de plataformas en las que confluyen más de 2 mil 600 millones de usuarios a nivel mundial, los cuales desarrollan una especial comunión con sus marcas y empresas favoritas que, vale decirlo, invierten toneladas de dinero para crear contenido que fomente esa interacción.

Según eMarketer, durante 2017 se invirtieron alrededor de 41 mil 580 millones de dólares en publicidad dentro de estas plataformas a nivel mundial, y este año se prevé que ascienda a los 50 mil 430 millones de dólares. El fruto de ese esfuerzo es, casi siempre, contenido de calidad que, sin embargo, se ve afectado por otros factores que limitan el éxito como el mencionado spam.

Y es que la incidencia del spam ha crecido alarmantemente en los últimos años, sobre todo en redes sociales. Y tal ha sido el impacto que los usuarios ya han identificado el problema. De hecho, un reciente reporte de Hubspot señala que alrededor del 47% de los usuarios de estos sitios 2.0 señalan que en la actualidad ven más spam en sus feeds que en cualquier otra época.

Sin mejoría viene la desconfianza: ¡El social media marketing debe evolucionar!

Lo que es más, y a pesar de que plataformas como Facebook, Twitter y Google han anunciado acciones y cambios en diversas políticas para mejorar la experiencia de usuario, la mayoría de las personas afirman que no han notado una mejoría en este sentido.

¿Qué significa eso? Que las personas tienen una mayor conciencia del asunto, y que ese conocimiento les puede llevar a perder la confianza en los contenidos que encuentran en las redes sociales, vengan de donde vengan. Allí es donde entra la preocupación de marcas y empresas, las cuales están apostando muy fuerte a un social media marketing que, vistas las circunstancias, está obligado a evolucionar.