¡Síguelos! Pasos básicos para crear una exitosa estrategia de branding

El branding, un concepto que hace referencia al proceso de hacer y construir una marca alrededor de un producto o una empresa (o una persona incluso), se ha convertido en un elemento crítico bien sea para el crecimiento (cuando se ejecuta correctamente) o el declive (cuando no) de la mayoría de las compañías a nivel global.

¿Es sencillo ejecutar correctamente una estrategia de branding? ¡Por supuesto que no! Se trata de un proceso que requiere mucha atención al detalle que, sin embargo, es posible lograr. ¿Cómo? Hay muchas maneras, pero a continuación te mostraremos algunos pasos básicos para comenzar a desarrollar un buen branding… ¡Vamos a ello!:

  • Define tu público objetivo: El punto de partida para desarrollar una buena estrategia de branding consiste en definir a la audiencia objetivo o desarrollar perfiles de personas. Eso pasa por preguntarte quiénes son tus clientes ideales y cómo dependen de tu producto o servicio. También encuentra y analiza a tus competidores directos, analiza sus productos o servicios, a sus clientes o usuarios y el cómo las personas interactúan con esa marca desde el espacio físico y el digital.
  • Haz una declaración de posicionamiento de marca: Este paso se refiere a esa frase u oración que refleja lo que tu marca ofrece, el publico objetivo al que se dirige y los beneficios que tiene la marca. Esta declaración se puede dividir en tres partes las cuales son el público objetivo, el valor que proporciona la marca y su respaldo.

  • Desarrolla la identidad de tu marca: Para esto, es recomendable realizar una auditoria de marca para comprender en qué posición se encuentra la firma con respecto al mercado y la competencia. La información proveniente de este ejercicio ayudará a obrar ideas sobre cómo proceder… Y luego, dependiendo de los resultados, es necesario desarrollar los elementos creativos que le acompañará (la guía de estilo de marca o el manual de identidad).
  • Identifica asociaciones: Es importante comprender que cada marca está asociada con algunas emociones o significados. Mientras desarrollas la identidad de tu marca, piensa en los significados y palabras asociadas con las que deseas conectarla. Luego, investiga y desarrolla las estrategias necesarias para crear esas asociaciones dentro del público objetivo (estas estrategias tienen que ver con los mensajes y los contenidos que se llegarán a compartir, la forma en que se comunicará con el público y las emociones a generar después de cada interacción).

  • Mantén consistencia de marca: Dentro de la estrategia de branding, la consistencia es un elemento que construye confianza. Si cambias constantemente la marca se vuelve impredecible al punto en que la gente no confiará en ti ni en la empresa. Para mantener este concepto, se depende directamente del trabajo en equipo (no importa cuántos individuos estén involucrados en las actividades de la firma, cada uno debe conocer los valores de la marca y cómo comunicarlos a través de los diversos canales).
  • Mantén relaciones positivas con los clientes: Todo el personal, especialmente el que interactúa directamente con el consumidor, debe tener habilidades de comunicación excepcionales pues la creación de relaciones o mejora de las mismas dependerá de cómo entregan la información y los mensajes necesarios.

  • Gestiona a los empleados como embajadores de marca: Los empleados o colaboradores pueden convertirse en embajadores de la marca y ayudar en gran medida a generar brand awareness desde espacios como las redes sociales. Cuando los colaboradores comparten diferentes contenidos que mencionan a la compañía en las redes sociales, los clientes pueden tener una visión más clara de lo que ocurre al interior y lo bueno que puede ser formar parte de la compañía.
  • Usa el co-branding: Para que la estrategia de branding tenga mejores resultados, considera desarrollar co-brandings… esto es la asociación entre dos marcas y resulta en una forma efectiva de llegar a nuevos mercados para aumentar el reconocimiento. Para implementarlo piensa qué compañías pueden colaborar para crear un producto o característica inusual que sea benéfica para los clientes y para ambas partes.