Las noticias falsas en las redes sociales

Las aplicaciones de mensajería instantánea y redes sociales como Facebook, cada vez más, se han convertido en un campo fertilizado para la multiplicación de noticias falsas y cadenas que se viralizan al compartirse a todos los móviles, manipulando una matriz de opinión, o fomentando odio hacia un sector social.

Cuando lo virtual traspasa a la realidad

Las cadenas o bulos que circulan por la mensajería instantánea cada cierto tiempo, como en Whatssap o en Telegram, además de las redes sociales, compiten en frecuencia con las estafas y los intentos de phishing o peor aún, suplantación de identidad que pueden llegar a convertirse en un serio problema de seguridad que traspasa el universo digital.

Lo que tienen en común cada una de estas informaciones falsas, es la falta de una fuente confiable y veraz de dónde provenga, además de crear una sensación de alarma y agitación, mucho más peligroso cuando va dirigido a un determinado sector, creando terribles resultados.

Lo más eficaz es la indiferencia frente a todas estas cadenas falsas, para evitar que estas informaciones se viralicen en todos los móviles, tener un poco de crítica y ser suspicaces con respecto a la veracidad de la información que no fue constrastada ni verificada y mucho menos cuando no proviene de una fuente oficial. Al mantener la indiferencia, evitará que la sientas la tentación de compartir el bulo con la lista de tus contactos.

La cadena más peligrosa y extendida por Whatssap son las que tratan de una oferta en un supermercado, la pesca ocurre cuando introduces todos tus datos personales en un página muy parecido al supermercado que es falsa. Todo ocurre cuando accedes al link que te fue enviado con el mensaje. Lo mismo ocurre con las ofertas de trabajo que además piden un cantidad por gestión de gastos o tramitación legal.

Lo más importante es cuidar los datos privados y tomar conciencia por parte de los usuarios, para que comprendan la obtención de su nombre o teléfono como una posible amenaza. La comercialización de los datos es una arma de coacción para cibersecuestros virtuales, sobre todo de personas que viajan al extranjero, así como la sextorsión.

Baby boomers vs Las noticias falsas

A partir de la investigación del Rusiagate, se realizó un estudio por el Laboratorio de Redes Sociales y Participación Política de la Universidad de Nueva York y la Universidad de Princeton, donde se pudo observar que los adultos mayores de 65 años, también conocidos como Baby Boomer son los más propensos a compartir noticias falsas en las redes sociales.

Al contrario de lo que se esperaba, en Facebook no se compartieron artículos de sitios conocidos por sus noticias basura, registrando un número menor al esperado en un número elevado.

Lo más asombroso fue el hecho de que el grupo que compartió 7 veces más noticias falsas que los jóvenes de 18 y 29 años fueron los adultos mayores de 65 años, alcanzando hasta un 11% de los que compartieron un link sobre las noticias falsas.

Con respecto a las noticias chatarras, en el 2016 durante las elecciones presidenciales de Estados Unidos, se encontró que las de cuentas de IRA compartieron más del 50% de estas noticias que un usuario promedio en la red social Twitter, incluso los nombres de usuarios aparentaban ser fuentes noticias con credibilidad, como otras simulaban ser personajes públicos.