MIT crea transmisor inalámbrico anti hackers

Un grupo de investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) acaba de anunciar el desarrollo de un nuevo transmisor inalámbrico especialmente diseñado para enviar paquetes de datos entre diferentes frecuencias de radio con tanta rapidez que a los hackers no les dará tiempo de atacar ni robar información.

Esta ingeniosa herramienta se basa en el método de salto de frecuencia el cual, mediante un canal de radio aleatorio, envía paquetes de datos que por lo general contienen miles de bits. La costumbre es que mientras más grande sea el paquete, más lento se mueva, lo cual permite que los hackers lo intercepten.

Con el dispositivo creado por el MIT ya no será así. La casa de estudios estadounidense creó un transmisor inalámbrico capaz de hacer que cada bit individual se mueva al azar cada microsegundo en 80 canales diferentes, algo que ocurre muy rápido como para que los hackers tengan algún chance de hacerles seguimiento. Para respaldar este rápido salto de frecuencia, los expertos crearon un protocolo inalámbrico.

Por otra parte, y según la misma gente del MIT, el dispositivo receptor debe ser capaz de descifrar la forma veloz en que los datos son enviados a modo que el dispositivo que emite la señal comparta una clave antes de transmitir los bits. Así, el dispositivo receptor puede definir cómo se dividirán los datos y unirlos, algo que no tendrá chance de realizar algún atacante.

Protegiendo el IoT

Este transmisor inalámbrico creado por el MIT llega en un momento en el que hay cada vez más dispositivos conectados a internet, generando un sentido de urgencia en materia de protección de los datos que se transmiten en la red. Los investigadores, de entrada, arrancaron ganando pues demostraron que su aparato es capaz de proteger dispositivos médicos conectados a internet como marcapasos o bombas de insulina.

Para finalizar, el MIT afirma que otra de las aplicaciones de esta tecnología podría asegurar los dispositivos inteligentes que se utilizan en el hogar para controlar el encendido de otros dispositivos, la calefacción o hasta aquellos que monitoricen la red, los cuales cada vez más se ven afectados por el accionar de los delincuentes informáticos.