Mejora tu rendimiento en redes aplicando la Social Media Intelligence

Medir el nivel de esfuerzo que se aplica en las campañas de marketing digital es un factor fundamental. Con eso se pueden mejorar las perspectivas de futuro, sobre todo si hablamos de social media marketing, área en la que la mayoría de sus expertos saben muy bien cómo hacerlo en pro de los modelos de negocios para los que laboran.

De hecho, hoy día los Community Managers o los Social Media Managers tienen a la medición de esfuerzos y el reporte de los mismos como una de sus principales actividades, llegando incluso a ir más allá y aplicar un novedoso proceso que los ayuda en esta tarea. Nos referimos a la Social Media Intelligence, concepto que podría definirse como el conjunto de decisiones y acciones ejecutadas cuando se desarrolla un reporte inicial de las redes sociales de la marca o empresa.

La Social Media Intelligence permite la ejecución de tareas en función de los insights obtenidos, lo cual deja la puerta abierta para convertirse en un mejor negocio, todo gracias a la data social proveniente de las conclusiones obtenidas de los mencionados reportes. Esta técnica también admite crear zonas de inteligencia central para la empresa con aportes a otros departamentos.

¡Así se aplica!

La Social Media Intelligence arranca cuando se tienen los reportes regulares de redes sociales, y se debe comenzar por aportar más datos a esta data recolectada. ¿Cómo? A través de estas cuatro fases:

  • SOCIAL LISTENING: Esta primera etapa consta de la recolección, organización y estandarización de información. La idea general es rastrear apartados como el sentiment o las conversaciones que se dan en las redes en torno a la marca o empresa, a la industria toda (incluyendo la competencia).
  • ANÁLISIS: Cuando la información ya está identificada totalmente, el siguiente paso es tratar de comprenderla en cuanto a lo que es el social media awareness y los datos analíticos. El objetivo de esta etapa es aprender a usar lo que se recopiló en distintas fuentes, operadores y herramientas para así medir el rendimiento de las campañas en las distintas redes sociales.
  • ANALÍTICA AVANZADA DE REDES SOCIALES: Este paso es una especie de continuación de los dos anteriores, pues se refiere a la combinación de los distintos sistemas utilizados para el análisis. Acá se trata de identificar correlaciones entre distintos conjuntos de datos e insights con la intención de usarlos en el proceso de toma de decisiones. El objetivo es no usar los datos por separado, sino combinarlos para ayudar a múltiples propósitos, encausar las opiniones y los gustos de los consumidores, y hasta determinar las conversaciones sobre la marca o empresa.
  • INCORPORACIÓN: Esta última fase se refiere a que, una vez entendido todo lo recopilado anteriormente, se conforme un equipo para continuar analizando la situación y, así, asegurar que los insights y la información lleguen a quienes tengan que llegar dentro del organigrama del negocio para que se entre en acción.