¡Conócelos! Los 5 retos del marketing frente a la tecnología blockchain

La revolución del blockchain, esas cadenas de bloques definidas como gigantescas bases de datos distribuidas que almacenan operaciones, cantidades, fechas y participantes, llegó para quedarse y, sobre todo, cambiar para siempre la economía mundial. Eso, porque se trata de una tecnología aplicable a cualquier intercambio que se produzca en Internet, incluyendo al sector del marketing, el cual ya comienza a sentir sus efectos.

La firma Digilant ha realizado una investigación al respecto, y ha señalado que los anunciantes presentan severas inquietudes en cuanto al blockchain. Inquietudes y dudas. Un 85% de las empresas todavía esperan un mayor desarrollo de esta tecnología para, así, poder plantearse realmente cómo la misma les va a afectar. Apenas el 14% por ciento trabajan en proyectos o iniciativas relacionadas con blockchain. Solo el 1% utiliza blockchain, y únicamente para la recepción de pagos con criptomonedas… ¡Esas cifras hablan por sí solas!

Ahora bien, ¿qué significa todo eso? Que son muchos los retos a los que se enfrenta el marketing en lo que se refiere a la aplicación de la tecnología blockchain, y que los mismos han quedado resumidos a cinco grandes temas que acaparan la atención de las marcas. Eso, según Digilant, que también concluye que estas cuestiones frenan el avance de la cadena de bloques en la industria.

Esos cinco grandes temas son:

  • Costes de adaptación: Adaptarse a un nuevo sistema cuesta plata, y los anunciantes no tienen claro de cuánto estamos hablando. Tampoco saben si la inversión sería solo en tecnología o si habrá que replantearse estructuras. Lo que sí saben todos es que se deberá generar la creación de puestos o departamentos concretos, y que la forma de trabajar para casi todas las áreas de las empresas cambiará.
  • Poder de los usuarios: Las iniciativas de publicidad más avanzadas tratan de mejorar la experiencia de usuario, solo ofreciéndole contenido relevante y tratando lo más posible en evitar ser invasiva. Para ello la industria usa a placer la data de los usuarios, un factor de lo más mimado para la tecnología blockchain, la cual concede el protagonismo a la ciudadanía, separando esos datos y las aplicaciones que los utilizan. Ergo, la gente decide qué cede, a quién y a cambio de qué, cambiando el paradigma y las reglas de juego de todo lo que es el marketing en cuanto a relacionamiento e interacción entre marcas y usuarios.
  • El problema del fraude: El fraude en publicidad digital sigue siendo una de las grandes preocupaciones para las marcas. La solución que ofrece el blockchain es que puede registrar el soporte donde se publica un anuncio, su ubicación, cuántas veces se ha visto y cómo es la audiencia que ha accedido a ese contenido, ofreciendo una mayor transparencia al proceso. ¿El problema? Las marcas se muestran aún escépticas hasta no probar soluciones reales que confirmen esos buenos resultados.
  • Brechas de seguridad: La seguridad es una de las grandes ventajas del blockchain. Sin embargo, muchas empresas expresan el temor de que la rápida construcción de esta tecnología de cadenas de bloques pueda mostrarse frágil en el futuro, desconfiando de que sea la solución definitiva en ciberseguridad.
  • Desintermediación: Este tema es vital para los anunciantes, pues trata de que las cadenas de bloques podrían hacer innecesarios muchos pasos que actualmente se deben tomar en el proceso publicitario. Algunas experiencias apuntan a una relación directa entre el editor y el usuario, que recibe una compensación económica por consumir publicidad o interactuar con anuncios.

A pesar de que las dudas de los anunciantes parezcan frenar el avance del blockchain en la industria del marketing, la gente de Digilant concluye que el desarrollo de esta tecnología crecerá de forma exponencial apenas las grandes compañías la utilicen.